BIENVENID@S A MI BLOG

Advertencia: algunos relatos pueden tener contenido para adultos.

jueves, 2 de junio de 2011

EL METEORITO DE TAGISH, TESTIGO DEL NACIMIENTO DE SOL

El 18 de Enero del año 2000, impactó en el lago Tagish, (Canadá) que está siempre cubierto de nieve y hielo, un meteorito de unos 5.000 millones de años de antigüedad, tiempo que se estima que se formaron los planetas solares. Los meteoritos se clasifican según su estructura y composición. Hay un grupo que contiene una gran cantidad de compuesto orgánico extraterrestre y que les llaman “los condritos  carbonáceos” y su composición química es parecida a la del Sol. Cada año caen en la Tierra unos 500 meteoritos de los cuales  el 0,1 % son condritos. Otros condritos famosos son: “Orgueil “en Francia (1864); “Allende” México (1969).
El meteorito conserva intacto el coctel de moléculas que formó el sistema solar y quizás la vida. Su nivel de conservación es extraordinario y llegó a nuestro planeta congelado y ha podido mantenerse en perfecto estado gracias a la nieve y al hielo del lago. Es por tanto un testigo del nacimiento del Sol.
La llegada de este meteorito estuve llena de testimonios, el 25 de enero se localizó su lugar de caída al encontrar un fragmento de un kilo de peso, formándose una expedición de rescate con un total de  234 personas. Se extrajeron unos 500 fragmentos del lago helado.
Una vez estudiado se llegó a la conclusión  de que debía pesar unas 200 toneladas y tener las dimensiones de un automóvil y procedía de la franja de asteroides comprendida entre Marte y Júpiter y empleó cerca de un millón de años antes de ser capturado por la gravedad de la Tierra. La antigüedad de este cuerpo extraterrestre se sabe gracias a los “nanodiamantes” que son partículas de polvo interestelar que se sabe formaba parte de la nebulosa solar es decir de la nube de material interestelar de la que se cree que proviene el Sol y todos sus planetas.
Las moléculas orgánicas halladas en los fragmentos del meteorito contienen una cantidad de carbono nunca descubierta en ningún otro cuerpo celeste.
Noticias recogidas de la revista Newton en su número 33 de Enero de 2001.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...