BIENVENID@S A MI BLOG

Advertencia: algunos relatos pueden tener contenido para adultos.

ANIK

ANIK es una novela de fantasía en la que una joven recibe un medallón mágico que le otorga unos poderes extraordinarios.

LA PIEDRA DE SCONE

ANIK sigue luchando para continuar su vida normal y no perder el amor de su vida en su lucha contra los seres alados.

LA INVASIÓN DE LOS REINOS DEL HIELO

La humanidad está en peligro y Anik, junto a sus hijos Sigurd y Meghan y los amigos de este: dos dioses asgardianos, lucharán para salvar a la Tierra y a sus habitantes.

ANIK

ANIK es una novela de fantasía en la que una joven recibe un medallón mágico que le otorga unos poderes extraordinarios.

LA PIEDRA DE SCONE

ANIK sigue luchando para continuar su vida normal y no perder el amor de su vida en su lucha contra los seres alados.

LA INVASIÓN DE LOS REINOS DEL HIELO

La humanidad está en peligro y Anik, junto a sus hijos Sigurd y Meghan y los amigos de este: dos dioses asgardianos, lucharán para salvar a la Tierra y a sus habitantes.

viernes, 29 de abril de 2011

Marcapáginas


Si quieres un marcapáginas de mis libros mandame un E-mail  a : morenodehuelago@gmail.com y te mandaré por correo unos marcapáginas gratuitamente.

miércoles, 27 de abril de 2011

FERIA DEL LIBRO DE ROQUETAS

domingo, 24 de abril de 2011

EXCURSIÓN AL PANTANO DE HUÉLAGO

ESCRITO EN LA NOCHE




Se abre el abismo
en esta hora y en esta noche
en un callado lirismo
oscuro, silencioso y torpe.
Y yo me quedo
en el aire
y siento
aunque lo cante, que muero
en una almohada empapada
de sudor.
Quiero escribir
al lado de Dios,
que sabe lo que sentí
cuando viví
y pequé con mis ojos
lo que es prohibido para mí:
el amor.
Ahora, solo esperaba
la llegada del dolor
para alejarme. Ahora
me suplico olvidarte.
Aquí, entre sueños de noche,
entre mariposas tristes,
la pequeña habitación
me parece la nada.
Quiero gritar,
que al lado de nadie
se encuentra mi alma
en la muerte de mi yo.
Suenan las campanas
que nadie puede oir
...porque son de silencio.
!Es mi entierro!
Entre hojas de otoño
me llevan las flores
como yo soñé
en mi juventud.
!Salud!
A los que rezan
yo se lo agradezco...sonriendo.
Miro hacia el cielo
y las flores desaparecen.
Solo queda el silencio.
Ha muerto el amor.
!Viva el amor!
¿Dónde nacerá mi nuevo amor?

(Viernes, 17 de diciembre de 1976 a las 10,30 de la noche en el Arco de San Torcuato de Guadix)

miércoles, 13 de abril de 2011

RELATO: PALABRAS A CARMENCITA



              A finales de 1974 me enamoré profundamente por primera vez. Naturalmente mi producción literaria la dirigí hacia ella. Fue abundante pero solo conservo una parte de lo que escribí. He aquí su historia.

 
                            Curso 1974-75.- 17 años.


Tu nombre

Quiero decir tu nombre
al mundo y en la realidad,
pero no quiero dejarte sola
y con seis lo has de adivinar,
busca la primera y lo sabrás
si sabes leer la verdad.
El primero es Claudia
y no te digo la verdad.
El segundo es Ana
que tampoco está en mi realidad.
El tercero es Rosa
y estoy en la mitad,
al cuarto lo llamo María
y sé que después viene Emilia,
y para sacar tu nombre
a la última, la llamo Nadia.
Al juntar sus letras encontrarás
a mi amor.
***

Otro día escribí sobre el mismo tema:


Nadie lo puede impedir

Yo no soy yo,
si no este que me acompaña,
mi otro yo.
El pájaro llora,
han matado a su amigo.
pero yo no puedo llorar,
porque no tengo amigo
a quién pudieran matar.

Como machado a sus sueños
a ti te quiero contar,
rosa del frio invierno,
morena de rojo carmín,
entre todas, te amo a ti,
nadie lo puede impedir.

¡Lo sabes!
Nadie lo puede impedir.

*****
La Loquilla de Abajo se llamaba Carmencita, y la conocí en el otoño de 1974, cuando estudiaba quinto de bachillerato. Era morena, de cara redonda y melena sobre los hombros. No muy alta. Sus ojos grandes brillaban casi siempre de júbilo y sus labios propicios a la sonrisa. Su locura era su alegría. Con ella comenzaba mi etapa de enamoramientos intensos y dramáticos.
Apenas si había comenzado el curso, cuando acompañé a mi amigo Domingo al Parque, «tenía que darle no sé qué, a una chica de su pueblo».
Al llegar, junto a los quiosquillos había un autobús aparcado. Domingo se paró delante y me dijo:
¾    Comen aquí.
Y entró. Yo le seguí. Nada más subir las escaleras, vi por encima de los asientos unos enormes ojos que me miraban mientras reía a carcajadas. Eran un grupo de chicas a las que el conductor dejaba que almorzaran en el autobús para que no lo hicieran en el parque. Domingo me las presentó a todas, pero yo solo me quedé con un nombre: Carmencita, la chica de los ojos grandes.
Estudiaba en el Instituto de abajo y tenía 15 o 16  años, no lo recuerdo. Yo 17. ¡Me enamoré! Bastó una simple mirada para volverme loco por ella. Mantuvimos una relación extraña, curiosa. Nunca supe realmente lo que ella sentía. Todos los días esperaba que fuera a verla, que le leyera algún poema que acababa de escribir para ella. Se sentía importante por mis atenciones, pero nunca atendía a mis requiebros de amor.  A pesar de sus alegrías su corazón estaba triste. Ella tampoco era correspondida, lo supe un tiempo después.
Pensando que no me amaba, me alejaba para olvidarla, y, entonces me volvía a llamar y eso bastaba para soñar.
Al año siguiente, durante el curso 1975-76, volví a intentar acercarse a ella, pero sin mucho éxito. A comienzos del mes de abril de 1976, Viernes de Dolores, Domingo me invitó a las fiestas de su pueblo, Fonelas. Ella estaba allí.
En el baile la invité a bailar, y, aunque yo bailaba muy mal, me aguantó varias canciones, luego intenté hablar con ella y no me hizo mucho caso. Se marchó de la fiesta. Domingo me dijo entonces que su enamorado se marchaba a no sé dónde, y, como no le hacía caso, se sentía triste. Para tristeza la mía. Mi mente sabía claramente que yo no le interesaba, pero mi corazón se negaba a admitirlo. Ese día pareció entenderlo definitivamente y aceptó que no podría conquistarla. Dejé de ir a verla. No volví a responder a sus llamadas.
Sin embargo seguí enamorado de ella hasta finales de 1976.
Hoy me encuentro un folio que formaba parte de la carta de despedida que le escribí. Ignoro si la leyó, ignoro si se la envié:
     ¿Sabes Carmencita?,  nunca entendiste mi amor, ni mis pensamientos, ni siquiera mis palabras, pero te gustaban. Siempre esperabas ansiosa mis poemas y mis cartas, pero nunca mis besos ni mis caricias, tampoco mi amor. Seis  veces rompí contigo en este tiempo y seis veces me buscaste para seguir igual. La de hoy será la séptima y no quiero que me vuelvas a buscar:
Carmen
Clareas en mi tarde
prado de soledades
feliz ahora siento
que el aire que llevó el caminante,
no lo llevaba yo, sino el viento.
Limón color naranja.
Color prohibido, nada
que olvidadas quedaron
secas hojas otoñales de agua.
Ahora del arco iris mudas bajaron.
Allí tú te quedaste
olvidaste mis cantes.
Siete colores, siete,
siete veces no me viste galante,
Aunque tus ojos gustaron el verde.
Carmen.
La última vez que la vi fue la primavera de 1977, en Guadix. Yo llevaba de la mano a mi nuevo amor, Yipy, y ella acarreaba un niño de pocos meses en sus brazos. Me dijo que se marchaba a Barcelona con su marido y nunca he vuelto a saber de ella. Me gusta recordarla como mi primer gran amor. Cómo decía uno de mis versos: ¿ella se acordará de mí?

     

viernes, 8 de abril de 2011

HE LEIDO: NO MATEIS AL GORRIÓN





Titulo: No matéis al gorrión
Autor: Antonio Medina Guevara
ISBN 978-84-92592-10-6
Editorial: Ediciones Atlantis
Segunda Edición, febrero de 2011


 Sinopsis:
 Antonio es un niño que vive en un pequeño pueblo, que se siente libre en contacto con la naturaleza, la vida es difícil en los años de la posguerra, sobre todo para los que la perdieron. A pesar de su corta edad se enamora de una niña de su pueblo que se llama Isabel, tan pobre como él. Tiene la suerte de que un nuevo maestro, Don Juan, hace que le guste aprender, y como es aplicado le busca un internado para que estudie en la capital y haga carrera, ya que su familia no se le puede permitir, pero en vacaciones vuelve a su pueblo a disfrutar de la naturaleza, de su familia y sobre todas las cosas de su amor por Isabel.

Magnífico libro, escrito con una prosa elegante e irónica, que nos describe la difícil vida de la posguerra, el amor por la naturaleza, la solidaridad de los pobres y el amor por encima de todas las cosas incluso de la  muerte. No he leído un amor más bonito que el de Antonio y el de Isabel.
Me ha gustado mucho, tanto que he reído y llorado con su historia. La vida que yo he vivido en mi pueblo se parece en mucho a la vivida por Antonio,
Lo podéis adquirir en:

lunes, 4 de abril de 2011

LA VENGANZA DE DON MENDO de Pedro Muñoz Seca


El viernes y sábado  la compañía “Teatro para un instante” ha representado en el teatro Isabel la Católica de Granada, la obra de Muñoz  Seca “La venganza de Don Mendo” yo fui el sábado junto a mi mujer a las 9 de la noche.
La compañía granadina “Teatro para un instante”  fue creada en 1983. Desde entonces, ha producido numerosos espectáculos, representados en diferentes teatros de España y Francia. Una trayectoria que pasea por diferentes estilos y discursos.
“La Venganza de don Mendo” pertenece al género, creado por Muñoz Seca, del astracán. El astracán es un género cómico menor que sólo pretende hacer reír, pero a toda costa. Utiliza el lenguaje y los equívocos para deformar el drama histórico y provocar la risa. A pesar de haber visto la obra cinco o seis veces, me sigue divirtiendo como el primer día. Una magnifica y genial representación con unos decorados muy sugestivos, está ambientada en la España medieval en donde todo gira alrededor del chiste.
La historia es ya conocida, Magdalena, hija de Don Nuño Manso de Jarama, está enamorada de Don Mendo, un noble pobre. El padre de la joven decide casarla con un rico privado del Rey, Don Pero. Ella, que quiere ascender socialmente, acepta sin decirle nada a Mendo ni a Pero. Por ello, cuando el último los descubre, acusa a Don Mendo de ladrón y es emparedado. Salvado por un amigo huye y vuelve como un trovador al que acompañan dos moras. Su arte enamora tanto a su amada Magdalena como a la reina y pone en marcha su venganza, pero una de las moras Azofaifa, (que tiene una voz preciosa) también está enamorada de él y todo termina como el rosario de la Aurora y la famosa frase del protagonista: “Sabed que menda es Don Mendo y que Mendo mató a menda”

viernes, 1 de abril de 2011

A Yipi, un amor de 1977


Amor de fondo y promesa
piedra preciosa,
fragancia de claveles que besa,
terciopelo en la boca:
Amor.
Amor de oro en remanso
de agua tibia y azul
que envidia el cielo, y que tú
bebes -preciosa- en mi cantaro
corona de cielo verde:
Amor.

Amor...huella que brilla en el cielo
sentimiento del alma sencilla
sueño que acaricia tu pelo
  poesía y poema que brilla
Amor.
(Barcelona, 20 de julio de 1977)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...