BIENVENID@S A MI BLOG

Advertencia: algunos relatos pueden tener contenido para adultos.

ANIK

ANIK es una novela de fantasía en la que una joven recibe un medallón mágico que le otorga unos poderes extraordinarios.

LA PIEDRA DE SCONE

ANIK sigue luchando para continuar su vida normal y no perder el amor de su vida en su lucha contra los seres alados.

LA INVASIÓN DE LOS REINOS DEL HIELO

La humanidad está en peligro y Anik, junto a sus hijos Sigurd y Meghan y los amigos de este: dos dioses asgardianos, lucharán para salvar a la Tierra y a sus habitantes.

ANIK

ANIK es una novela de fantasía en la que una joven recibe un medallón mágico que le otorga unos poderes extraordinarios.

LA PIEDRA DE SCONE

ANIK sigue luchando para continuar su vida normal y no perder el amor de su vida en su lucha contra los seres alados.

LA INVASIÓN DE LOS REINOS DEL HIELO

La humanidad está en peligro y Anik, junto a sus hijos Sigurd y Meghan y los amigos de este: dos dioses asgardianos, lucharán para salvar a la Tierra y a sus habitantes.

lunes, 27 de diciembre de 2010

De Matanza en Huélago

Algunos huélagueños todavia conservan la tradición de la matanza del marrano,el domingo estuve en casa de Agustin y la Encarna y aunque se me acabó la batería de la cámara de video pude grabar unos momentos.

jueves, 23 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO 2011

jueves, 16 de diciembre de 2010

Enrique Morente

De pequeño no me gustaba el flamenco, cuando fuí creciendo mi hermano Francisco me comenzó a enseñar a distinguir los compases y los diversos cantes y me fué gustando de forma que se me metió en la sangre y aprendí a amarlo como algo mío, aunque nunca supe cantar. Unas de las primeras canciones que me atrevía tararear fué un cante de Morente: "la estrella" por eso quiero hoy dar un homenaje más a esta estrella del flamenco.

Enrique Morente nació en el granadino barrio del Albaicín en 1942. De pequeño ejerció como seise en la Catedral de Granada y comenzó a interesarse por el ambiente flamenco en las reuniones familiares y vecinales. Aprendió así las bases de este arte, especialmente de mano de Aurelio Sellés (Aurelio de Cádiz).
Su afán de aprendizaje y autoafirmación le llevaron a Madrid cuando contaba 14 o 15 años de edad. Allí contactó con un grupo de jóvenes aficionados, universitarios en su mayoría, y junto a ellos acudía casi a diario a locales oscuros en donde aprendió el arte de mano de Pepe de la Matrona, cantaor octogenario que había tenido el honor de conocer a todos los grandes y de haber sido alumno del mismísimo don Antonio Chacón.
Enrique el granaíno, como se le conocía en los círculos que frecuentaba, consiguió despertar el interés de Matrona, más por su actitud ante las cosas, su respeto y su capacidad para aprender que por su afinación o su registro.
El debut de Enrique tiene lugar en la peña flamenca Charlot. A esta actuación siguieron otras allá por el año 1964 en la Casa de Málaga o con la pareja de baile de José Luis Rodríguez y Pepita Sarracena en diversas salas de fiesta, pero debemos considerar su salto a la profesionalidad cuando en ese mismo año es contratado por el Ballet de Marienma, con el que actúa en el Pabellón español de la Feria Mundial de Nueva York y en la embajada española en Washington.
Después actuó en su primer festival flamenco, con el siguiente cartel: Enrique Morente con Juan Talega, Fernanda y Bernarda de Utrera, Gaspar de Utrera, Tomás Torre y Antonio Mairena. La presentación fue a cargo de Ricardo Molina y el evento tuvo lugar en el teatro de los Alcázares de los Reyes Cristianos.
Al año siguiente fue contratado junto con Susana y José para realizar su primera gira europea por Gran Bretaña, Alemania, Holanda, Suiza y Bélgica; posteriormente viajó a Japón e Italia junto a Pepita Saracena y José Luis Rodríguez.
Fue también contratado en el tablao las Cuevas de Nemesio de Madrid, pero el prestigio de Enrique entre los profesionales flamencos creció considerablemente cuando entró a formar parte del elenco de artistas de Zambra y posteriormente en el tablao Café de Chinitas, mientras comenzaba a ser reclamado en festivales y espectáculos donde compartió cartel con todos los grandes artistas del momento. En 1967 obtuvo el Primer Premio del Certamen Málaga Cantaora.
Su primer disco no se hizo esperar. En 1967 apareció con el título Cante Flamenco, acompañado por Félix de Utrera, con la discográfica Hispavox. Esta grabación denotaba el gran conocimiento que Enrique poseía, tanto por su ejecución encomiable, como por la selección de los cantes que incluyó, nada habituales en la época y mucho menos en un joven de 25 años: cantos de Frasquito Hierbabuena, caña, cantes de Pedro "El Morato", mirabrás, todo ello entre soleás y seguiriyas. En este aspecto, las influencias de Pepe de la Matrona eran palpables y la proyección comercial de este cantaor no era precisamente halagüeña por carecer de presencia en el movimiento estético de aquella época, movimiento que lideraba Fosforito, Manolo Caracol y Antonio Mairena. El reconocimiento a este trabajo discográfico se materializó en una Mención Especial de la Cátedra de Flamencología en 1968.
En ese mismo año 1967 salió a la luz otro disco, también con la casa Hispavox, titulado Cantes Antiguos del Flamenco y en el que era acompañado por el Niño Ricardo, con una selección de cantes que denotaba un profundo conocimiento, que llamó sobre todo la atención por el corto periodo de tiempo con respecto al anterior trabajo, lo que hace suponer que no se trataba de un aprendizaje forzado para la ocasión en ninguno de los dos discos sino de la exposición honesta y estructurada de lo asimilado, de lo aprendido y de lo vivido.
Durante los siguientes años, tiene lugar el encuentro entre Enrique Morente y Manolo Sanlúcar que provocará una relación profesional que perdurará durante mucho tiempo. Es con éste magnífico guitarrista con quien vivirá la experiencia en 1970 de ser el primer cantaor flamenco que actuaba en el Ateneo de Madrid.
Durante 1971 desarrolló en México con la guitarra de Parrilla de Jerez y la bailaora Ana Parrilla una serie de actuaciones en tablaos, teatros y centros culturales que culminó con su participación en el I Festival Internacional Cervantino de Guanajuato y su presentación en el auditorio de la Universidad de las Américas en 1972. Ese mismo año ofreció en Madrid un recital en compañía de María Vargas y Manolo Sanlúcar, recibiendo un homenaje. En compañía de éste último, realizó una serie de recitales en Nueva York: Lincoln Center, Spanish Institute, etc. En 1972 fue reconocido por la Cátedra de Flamencología y Estudios Folklóricos Andaluces de Jerez de la Frontera con el Premio Nacional de Cante y actuó en la sede parisina de la Unesco. En 1973 volvió a cantar en el Lincoln Center neoyorquino.
En 1978 vendría la edición de sus discos Despegando y Homenaje a Don Antonio Chacón. Por éste último, en el que volvió al cante plenamente ortodoxo, pese a ser una época en la que ya se hallaba inmerso en su particular renovación del cante, obtuvo el I Premio Nacional otorgado al mejor disco de música folclórica que concedía el Ministerio de Cultura.
Década de 1980
En el inicio de la década de los ochenta estaban de moda los “mano a mano” entre artistas y fueron varios los que realizó con Camarón. El primero de ellos tuvo lugar en el Frontón de Madrid. En 1981 estrenó en el Centro Musical Piaff de Granada su espectáculo Andalucía hoy que posteriormente presentó en diversas ciudades y en el teatro Olympia de París. En esa segunda mitad de la década de los setenta, Morente participó en el montaje de La Celestina junto al pianista Antonio Robledo y su mujer, la bailaora suiza Susana Audeoud. Poco después los tres dieron vida al ballet Obsesión, estrenado por el Ballet Nacional de Canadá. También junto a Antonio Robledo, Morente creó la Fantasía del cante Jondo para voz flamenca y Orquesta, estrenada en el Teatro Real de Madrid el 16 de mayo de 1986, con las guitarras de Juan Habichuela y Gerardo Núñez y la Orquesta Sinfónica de Madrid dirigida por Luis Izquierdo. Ya en estos años se editó un disco pirata en Holanda titulado Morente en vivo.
Una de sus experiencias artísticas más audaces y originales fue el estreno en Granada en 1988 del espectáculo El loco romántico basado en la obra cervantina Don Quijote de la Mancha. Esta experiencia resumía de alguna manera la trayectoria del maestro de Granada.
En este mismo año (1988) estrenó también su Misa flamenca, con textos de San Juan de la Cruz, Fray Luis de León, Lope de Vega y Juan de la Encina. También grabó En la Casa Museo de Federico García Lorca, con textos de Lorca. Este fue el primero de sus discos dedicados a Lorca y fue por encargo de Juan de Loxa, director de la Casa Museo.
En 1989 fue nombrado socio de honor del Club de Música y Jazz San Juan Evangelista, junto a Ángel Barutell Farinós (jefe relaciones externas de El Corte Inglés) y Gustavo Villapalos Salas (Consejero de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid) con motivo del XX aniversario de dicho club.
Los noventa
El 15 de septiembre de 1990, en el Patio de la Montería de los Reales Alcázares de Sevilla se estrenó, dentro de la VI Bienal de Flamenco, el "Allegro soleá" con las guitarras de Pepe Habichuela y Montoyita, el piano de Antonio Robledo y la Orquesta de Cámara de Granada dirigida por Micha Rachelevsky. Era un sueño hecho realidad. Hasta llegar aquí, habían sido muchas las experiencias musicales por las que había pasado. Además de las relacionadas anteriormente, compuso la música de la obra de Martín Recuerda "Las arrecogidas del Beaterío de Santa María Egipcíaca", trabajó con José Luis Gómez en Edipo Rey y con Miguel Narros en “Así que pasen cinco años”.
Otra referencia ineludible fue la del marroquí Chekara, ya que en su espectáculo "Macama Jonda", de José Heredia Maya, reunió a la Orquesta Andalusí de Tetuán con un selecto plantel de artistas flamencos entre los que se encontraba la madre de Lole, nacida en Orán, Antonia la Negra y Enrique Morente. Esta obra intentaba ser un encuentro entre músicos flamencos y magrebíes para crear una atmósfera común.
En 1990 fusionó su expresión musical con las célebres Voces Búlgaras "Angelite" en la puerta de la Catedral de Barcelona en una producción del Taller de Músicos de Barcelona. En 1991 vio la luz su "Misa Flamenca", que no tenía nada que ver con las anteriores experiencias flamencas relacionadas con la sacra ceremonia. Posteriormente y aprovechando la que sería la última visita a España de Sabicas, el viejo maestro de la guitarra ya octogenario y en estado crepuscular, pues moriría antes de que la obra saliera al mercado, grabó un disco totalmente conservador con el toque clásico del maestro navarro para el sello Ariola: "Nueva York/Granada, Morente-Sabicas".
Con "Negra si tú supieras" grabó para Nuevos Medios en el 93, aunque enseguida tomó forma la idea de crear su propio sello discográfico, Discos Probeticos.
En 1994 Morente fue el primer cantaor de flamenco que recibió el Premio Nacional de Música otorgado por el Ministerio de Cultura de España. En 1995 recibió la Medalla de oro de la "Cátedra de Flamencología" de Jerez de la Frontera y el premio "Compás del Cante" en Sevilla.
En 1996, participó en el homenaje a Manuel de Falla en el Lincoln Center de Nueva York, junto a Tomatito, con el que realizaba una gira por toda la geografía española.
En su disco titulado "Omega" colaboró con el grupo de rock granadino Lagartija Nick y numerosos artistas del flamenco, como Vicente Amigo, Tomatito o Cañizares, para adaptar poemas de Federico García Lorca y temas del cantautor canadiense Leonard Cohen. Este disco ha sido todo un referente en la revolución del flamenco, y abrió sendas desconocidas hasta ese momento. Tal ha sido la repercusión de esta obra, que cada cierto tiempo Enrique y el grupo granadino vuelven a reencontrarse para presentar el espectáculo Omega en directo, como ha sucedido recientemente en el festival Primavera Sound 2008 celebrado en Barcelona, dentro de la nueva gira que se está realizando ese mismo año 2008 que les ha llevado hasta México a presentar su obra.
En 1998 recibió el Galardón de Honor de los Premios de la Música e intervino en el espectáculo “Canción con reflejo” de Cahro Vallés en homenaje a Federico García Lorca, junto al actor Francisco Rabal y su hija Estrella Morente, y que se presentó en mayo en el Teatro Principal de Valencia.
Identificado como uno de los máximos responsables de la renovación del cante, así como el mejor adaptador al flamenco de poemas cultos de poetas como Miguel Hernández, García Lorca, los Machado, Lope de Vega, Al-Mu'tamid, Bergamín, San Juan de la Cruz, Guillén, Rafael Alberti, Hierro, Luis Rius y Pedro Garfias.
Asimismo ha acunado la carrera musical de su hija, Estrella Morente, que se ha consolidado como una de las mejores cantaoras que han surgido en los últimos años.
Años 2000
En Mallorca, el día 20 de julio de 2002, la Fundación Costa Nord es escenario del estreno absoluto de la primera producción promovida por dicho Centro Cultural: el "ESPECTÁCULO ÁFRICA, CUBA, CAI". Enrique Morente lideró este proyecto de mestizaje a tres bandas: África, Cuba, y Cádiz, que toma como punto de partida la idea de que el ritmo y la expresión del continente negro tienen un claro reflejo en la tradición musical de América Latina, que a su vez mantiene fuertes conexiones con la música flamenca.
En el 2003 apareció su disco El pequeño reloj, con el que rompía el concepto que tradicionalmente se tiene de un disco flamenco, presentando una obra discográfica como una obra de arte completa, desarrollando el concepto del tiempo desde ópticas distintas como si de un libro de poemas se tratase, estructurando el orden de las letras y de las músicas. En su coqueteo con el tiempo, conjugaba lo tradicional, lo añejo y la tecnología. Mientras dejaba constancia de una época fundamental del flamenco, con cantes clásicos sobre toques clásicos (a la cual perteneció y ahora engrandece con su aportación constante), experimentó con nuevas y sorprendentes armonías que aún no han llegado al flamenco moderno.
En el año 2005 se le otorga la Medalla de Andalucía en reconocimiento a una encomiable carrera dedicada al flamenco y a su apertura con respecto a otras músicas así como a su divulgación por todo el mundo. Además colabora con la banda sevillana Sr. Chinarro para su disco El fuego amigo, en la canción "El Rito".
Participó en la canción "No soy como tú" del dúo Amaral en el disco Pájaros en la cabeza.[1]
En febrero del año 2006, el trabajo Morente sueña la Alhambra en su doble formato (disco y DVD) es reconocido por la crítica nacional con varias distinciones. Este mismo disco es considerado como el mejor disco de flamenco en los Premios Nacionales de la Música.
Y siguió recibiendo reconocimientos a su trabajo cuando en junio de 2006 fue condecorado con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.
En 2007 colabora con la banda granadina Los Planetas en su disco La leyenda del espacio, inspirado en la tradición flamenca andaluza (simil del título con La leyenda del tiempo de Camarón). Se le puede escuchar en la canción que cierra el disco, "Tendrá que haber un camino", con estructura de cañas.
Su último disco, editado en 2008, se titula Pablo de Málaga y en él Morente descubre al Picasso poeta, poniendo voz a varios de los poemas escritos por el malagueño. La idea surge tras su presencia cantando en la inauguración del museo Picasso de Málaga. Este disco de nuevo supone una nueva vuelta de tuerca en su innovación continua del arte flamenco. Tras terminar este disco comienza a preparar otro titulado El barbero de Picasso, también en homenaje al pintor malagueño, que no llega a terminar por una enfermedad.
Fallecimiento
El 10 de diciembre de 2010 entra en coma por un infarto cerebral tras ser operado de cáncer de esófago en la Clínica de la Luz de Madrid. Murió el 13 de diciembre en el mismo hospital.  La familia denuncia a los médicos por mala praxis. Desgraciadamente el mismo día del fallecimiento entraron en la casa que tiene en el barrio del Albaicín (Granada) robando varios televisores de alta definición y un coche aprovechando que toda su familia se encontraba en Madrid velando al cantaor.
Discografía
  • "Cante Flamenco" - Hispavox - 1967 – reeditado en cd en 1996
  • "Cantes antiguos del Flamenco" - Hispavox - 1968 - reeditado en cd en 1996
  • "Homenaje Flamenco a Miguel Hernández" - Hispavox -1971 – reeditado en cd en 1996
  • "Morente en Vivo" - Díscolo - 1974 es un disco considerado pirata
  • "Se Hace Camino al Andar" - Hispavox - 1975 - reeditado en cd en 1996
  • "Homenaje a D. Antonio Chacón" - Hispavox - 1977 – reeditado en cd en 1996
  • "Despegando" - CBShttp://twitter-badges.s3.amazonaws.com/t_mini-a.png - 1977 - reditado en cd en 1996
  • "Sacromonte" - Zafiro - 1982 - reeditado en cd en 1991
  • "Cruz y Luna" - Zafiro - 1983 - reeditado en cd en 1992 con otra portada y sin título
  • "Esencias Flamencas" - Auvidis - 1988
  • "Enrique Morente en la Casa Museo García Lorca de Fuentevaqueros" - Diputación Provincial de Granada - 1990 – Bing Bang lo reedita en cd en 2001
  • "Nueva York / Granada , Morente-Sabicas" - Ariola - 1990
  • "Misa Flamenca" - Ariola - 1991
  • "Negra, si tu supieras" - Nuevos Medios - 1992
  • "Alegro, Soleá y Fantasía de Cante Jondo" - Discos Probeticos - 1995 - reeditado en 2008
  • "La Estrella" - edición especial - Discos Probeticos - 1996
  • "Omega" - El Europeo/Discos Probeticos - 1996 - reeditado en 2008
  • "Lorca" - Virgin - 1999
  • “El pequeño reloj” - Virgin/Emi Music - 2003
  • “Morente sueña la Alhambra” - Virgin/Emi Music - 2005
  • “Pablo de Málaga” - El Caimán/Discos Probeticos - 2008
  • “Morente flamenco” - Universal - 2009
  • “Morente LLanto” - Patronato Cultural Federico García Lorca/Absolut Ambient - 2010

martes, 30 de noviembre de 2010

Bacalao mozárabe y pudin de helado de chocolate negro, con chocolate blanco

A petición de Paqui, un día que vino Ivan, les hize una receta centenaria: bacalao mozárabe y un postre moderno: pudin de helado de chocolate, con chocolate blanco.

BACALAO MOZÁRABE:

INGREDIENTES:
  • 3 lomos de bacalao desalado
  • 2 dientes de ajo
  • 25 gramos de pasas 
  • 25 gramos de piñones
  • 1 cucharada de harina integral
  • aceite 
  • 1 vaso de agua o de caldo de pescado



 En una cazuela de culo ancho, se pone un poco de aceite y se frien los ajos cortados en láminas.






Cuando los ajos se estan dorando, se pone el bacalao y se frie dos minutos.







Se le da la vuelta y otros dos minutos, se le añade una cucharada de harina y se tuesta un poco, se echan las pasas y piñones, el agua o caldo de pescado y se deja hervir diez minutos.






Lo acompaño con una esalada de cangrejo, ya preparada.











!Buen provecho!











Un detalle para la señora.





Ahora el postre: Pudin de helado de chocolate.

Ingresdientes:
  • 1 tarrina de helado de chocolate de medio kilo.
  • 3 huevos.
  • un puñao de nueces limpias.
  • 30 cm cubicos de leche.
  • 100 gramos de galletas.
  • caramelo líquido.


En un bol, se echa el chocolate previamente derretido y se le añade los huevos batidos, las galletas troceadas y el resto de ingredientes, batiendolo todo.








Se echa en un molde de silicona que no necesita untar de mantequilla y se mete en el horno previamente calentado durante diez minutos a ciento ochenta grados.




Se hornea durante unos 45 minutos apróximadamente, a la misma temperatura.Se pincha y se comprueba si está cocido








Se le pone un poco de nata alrededor y un trocito de chocolate blanco para acompañar.








Por la noche los volví a invitar










BUENO, SI ALGUIEN LOS HACE, ESPERO QUE ME DE SU OPINIÓN.

sábado, 27 de noviembre de 2010

RELATO: UNOS DÍAS DE HOSPITAL


UNOS DÍAS DE HOSPITAL
Hace unos meses, pasé unos días en un Hospital de Granada, para operarme de una valvuloplastia y una crioablación. Esta es la historia de mi estancia en aquel lugar.
Llegué el 24 de mayo a La Zubia, hacía calor en la calle, pero en la casa era peor, saludé a mi hijo Iván y pregunté por mi hija:
  • ¿Está la Raquel? –pregunté
  • No –contestó Iván.
    Me quité la camiseta y puse la televisión, luego me senté en el sofá.
  • ¿Vamos a ir a algún sitio? -preguntó mi mujer.
  • Yo no tengo ganas. –contesté.
  •  Pues yo voy a ir a comprar al Dani.  
  • ¡Vale!
    Encendí mi mini ordenador y le puse el pincho, miré las películas, series y obras de teatro que había, elegí una serie: Stargate Atlantis, en idioma original con subtítulos. Cuando mi mujer volvió me puse a hacer de comer, comimos y seguí viendo la serie.
    Esa noche dormí poco, me desperté a las cuatro de la mañana, sabía que ya no me dormiría y busqué los auriculares debajo de la almohada, me los puse y encendí la radio, estaban repitiendo un programa de Onda Cero, de los que se hacen por la mañana y la gente participa por teléfono, seguí buscando y encontré la Cadena Ser, tampoco me gustó lo que había y moví el dial hasta encontrar una emisora de música. Cuando terminaron las noticias de las ocho me levanté y desayuné, café con leche y tostada con aceite de oliva y miel.
   Esperé que a las nueve se levantara mi mujer y desayunara, cogí mi bastón y nos fuimos a pasear por el camino de los Ogíjares, cuando volvimos nos encontramos con el espectáculo de una vecina dando voces y amenazando a los demás vecinos, pasé del espectáculo, entré en la casa por la puerta del patio y no quise intervenir para nada.
    La cita en el hospital la tenía a las seis de la tarde, comí con tranquilidad y eché una siesta, a las cuatro y media, salimos de la casa y nos dirigimos a la parada del autobús, al llegar a Granada subimos en un autobús de la línea  9 hasta la Plaza de La Caleta.
     En el hospital entregamos los papeles en la recepción de enfermos y nos dijeron que esperáramos en la sala de espera. Después de una larguísima espera, a eso de las ocho llegó mi hijo Pablo, y por fin alrededor de las ocho y media nos dieron la habitación y subimos. Ya instalados surgió el problema de la cena, pues los enfermos ingresados ya habían cenado. Después de bastantes peticiones y más embrollos trajeron la cena, fría, pero la trajeron. Después, a esperar.
    A la mañana siguiente, después de la toma de temperatura por una patrulla de jóvenes aprendices, me trajeron el desayuno y poco después vino a verme el Doctor Lara, el cirujano que me iba a operar, grandote y sonriente, transmitía tranquilidad, se presentó y nos contó por encima en qué consistía la operación que estaba programada para el 28. Sus palabras fueron animosas y cuando se marchó mi espíritu quedó muy relajado.
    Por la tarde me hicieron una radiografía y luego vinieron a verme Rosa y Miguelito y paseamos un poco por el hospital, el resto del tiempo viendo la tele y charlando con los vecinos de cama. El 27 no sabían si habría operación, las de ese día se habían suspendido porque no había plazas en la UCI debido a que algunos enfermos estaban graves y no podían pasar a planta. A pesar de eso me hicieron una Eco por la mañana, donde por casualidad me encontré con mi vecina de Roquetas que se estaba haciendo la misma prueba. Afortunadamente por la tarde nos confirmaron que la operación se haría al día siguiente a las 9 de la mañana, esa tarde la pasamos haciendo ejercicios de relajación con la fisioterapeuta también vino a depilarme el barbero.
    El 28 por la mañana, me trajeron un camisón de quirófano y me duché con un jabón especial que llevaba Betadine. Cerca de las 9 vinieron a llevarme al quirófano, tenía el espíritu tranquilo y el pensamiento rápido, las historias volaban por mi imaginación. Por el pasillo fijé mi mirada en el techo, los compañeros de las habitaciones próximas expectantes, mis pensamientos se centraron en una curiosidad, ¿si hago una poesía cuando me duerman, la recordaré al despertar?
    Pero las palabras no fluían, recordé entonces una poesía de hace unos meses:
Me acabo de despertar
y el silencio vuelve a mí
como mi corazón a la vida,
llenándome todo de ti,
sonriendo el alma mía.
Ahora respiro despacio
como respira un susurro,
entre sueños blancos,
entre lejanos murmullos.
Cierro los ojos de nuevo,
pero no veo los sueños,
ni el camino que me lleva a ellos.

  •  ¿Cómo estás?, -me preguntó el anestesista, interrumpiendo mis recuerdos.
    No esperó que le contestara. Me recordó a una escena de me llamo Earl en la que se ve con el gorro y la mascarilla en un hospital o algo así.
  • Te voy a poner unos parches por todo el cuerpo.
    No me dio tiempo a más. ¡Oscuridad!, no podía pensar, todo estaba negro, luchaba por abrir los ojos, pero nada existía, solo el silencio.
    Abro los ojos y escucho mi nombre: ¡Antonio!, ¡Antonio!, !Antonio! ¿Cómo estás?, -¡que no estoy sordo!- pensaba, y todo era murmullo, cierro los ojos y los abro de nuevo, no sabía por qué pero me gustaba cerrar y abrir los ojos, veo a Paqui, me pregunta pero no sé lo que dice, ¡oscuridad! Mi esfuerzo por abrir los ojos triunfa y los abro, veo a Paqui y a mis hijos que intentan que los vea, todos me preguntan: ¿cómo estás? Pero yo no le contesto, no se qué contestar, en realidad no sé lo que me pasa. De pronto fluyen en mi mente las palabras:

Me acabo de despertar
y el silencio vuelve a mí
como mi corazón a la vida,
llenándome todo de ti,
sonriendo el alma mía.
Ahora respiro despacio
como respira un susurro,
entre sueños blancos,
entre lejanos murmullos.
Cierro los ojos de nuevo.
Pero no veo los sueños
ni el camino que me lleva a ellos.

    Entonces lo recordé, supe qué me pasaba y porqué me encontraba así, pero las palabras no continuaron donde las dejé, sino qué volvieron al inicio del poema, como si se hubiera reiniciado mi sistema de vida, -- todo ha salido bien Antonio—me dice una voz, una enfermera me sonríe, de nuevo aparece la cara de mi mujer, esta vez sonriente y me besa, luego mis hijos, yo no hablo pero soy consciente de mi vuelta a la vida. El doctor Lara decía:” una operación sencilla, como unas anginas” pero creo que es algo más, es un milagro como la propia vida:

    Pero el poema seguía en mi cabeza, recordé que no lo había terminado:

Me acabo de despertar
y el silencio vuelve a mí
como mi corazón a la vida,
llenándome todo de ti,
sonriendo el alma mía.
Ahora respiro despacio
como respira un susurro,
entre sueños blancos,
entre lejanos murmullos.
Cierro los ojos de nuevo.
pero no veo los sueños
ni el camino que me lleva a ellos.
Tendré que soñar despierto,
para volver a tener tus besos.
Me acabo de despertar
y comienza un nuevo día.

    Me llevaron al ascensor y me condujeron hasta la UCI, eran las dos y media, allí me adaptaron a los monitores de control. Cuando me prepararon entró un momento mi familia, pero se marcharon pronto. Paqui me dijo que había venido a verme mi cardiólogo: Eduardo Molina, pero yo no recordaba su visita. Tal vez entró en un momento de ojos cerrados. Cuando se marcharon, recordé los ejercicios de “la fisio” pero estaba tranquilo y no los necesité. Mi mente funcionaba como siempre.

    “Galea cruzó el claro del bosque y comenzó a subir la ladera de la sierra por el camino de siempre. El santuario se encontraba en la cima de la sierra Pequeña, junto a la Fuente de los Dioses, en una cueva profunda cuyo eco, al entonar las oraciones formaban un ambiente de gran religiosidad. Cuando llegó al final del bosque escuchó un tropel de caballos por el camino de la ciudad. Dirigió su mirada hacia allí y vio como un jinete huía de otro grupo de jinetes, el jinete que huía era íbero, los otros eran sin duda, soldados cartagineses, parecía que podría escapar pero una flecha le alcanzó y le derribó. Al caer al suelo se quedó inmóvil, los jinetes le rodearon y le pisaron con los caballos. Como no dio señales de vida, guardaron sus armas y continuaron su camino. No le gustaban los púnicos y aunque su tribu vivía en paz con los íberos, que llegaron a esta tierra hace muchas generaciones, no era asunto suyo.
Pasó todo el día preparando la ceremonia del día siguiente, al caer la tarde decidió volver a su alquería cuando vio de nuevo el cuerpo inerte del íbero. Se acercó y al darle media vuelta para verle la cara descubrió que estaba vivo”.

    Los cuidados de los enfermeros eran frecuentes y me interrumpían constantemente, aun así la tarde se me pasó muy pronto y a las cinco entró Paqui y los niños a visitarme. Cuando entraron, yo estaba despierto, las sabanas estaban un poco subidas y se me veían los pies, los enfermeros se disculparon ante Paqui por tenerme así, nosotros nos sonreímos porque eso no era importante. Me contó un poco de lo que me había ocurrido pues yo no había querido averiguarlo antes. Cuando me llevaron a quirófano el Doctor Lara los llevó a su despacho y les explicó con un Power Point los pormenores de la operación, se quedaron impresionados, especialmente Pablo. Gracias al buen hacer del Doctor Lara mi vida ha mejorado mucho, la verdad es que hacía muchos años que no sentía la vitalidad que siento ahora. Recordé al Doctor Lara, grandote y sonriente, transmitía tranquilidad, cuanta sencillez para un trabajo tan importante. Paqui se marchó y volvió a las ocho con Iván, me acompañaron un rato y cuando se marcharon me quedé de nuevo con mi silencio.

Como el aire que sube  a las nubes
cansado de tanto vagar
alcanza mi pensamiento la cumbre
oscura del soñar.

De cero a infinito
veo la distancia pasar
en enunciado lírico,
solitaria, camina la soledad.
¿Es o no es verdad?

En un sendero tan ancho
como es el de la felicidad,
vamos todos caminando,
tropezando en la oscuridad.
¿Es o no es verdad?

    La noche se hizo larga y Galea volvió de nuevo. Cuando entraba las enfermeras me limitaba a sonreír, ellas no conocían mi felicidad.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...