BIENVENID@S A MI BLOG

Advertencia: algunos relatos pueden tener contenido para adultos.

ANIK

ANIK es una novela de fantasía en la que una joven recibe un medallón mágico que le otorga unos poderes extraordinarios.

LA PIEDRA DE SCONE

ANIK sigue luchando para continuar su vida normal y no perder el amor de su vida en su lucha contra los seres alados.

LA INVASIÓN DE LOS REINOS DEL HIELO

La humanidad está en peligro y Anik, junto a sus hijos Sigurd y Meghan y los amigos de este: dos dioses asgardianos, lucharán para salvar a la Tierra y a sus habitantes.

ANIK

ANIK es una novela de fantasía en la que una joven recibe un medallón mágico que le otorga unos poderes extraordinarios.

LA PIEDRA DE SCONE

ANIK sigue luchando para continuar su vida normal y no perder el amor de su vida en su lucha contra los seres alados.

LA INVASIÓN DE LOS REINOS DEL HIELO

La humanidad está en peligro y Anik, junto a sus hijos Sigurd y Meghan y los amigos de este: dos dioses asgardianos, lucharán para salvar a la Tierra y a sus habitantes.

martes, 28 de septiembre de 2010

Medallones de Merluza en salsa verde con almejas y berberechos


Hoy tocaba comer pescado, pero siempre comemos pescado azul, hoy vamos a comer pescado blanco, ¿pero qué compro? Me acordé de una receta que era con salsa verde, no me acuerdo con que pescao, le añado algo para que tenga más sabor y ya está. La merluza debe ir bien, así que no tengo que ir a comprar, solo abrir el congelador. Esta es una comida que mezcla lo tradicional y la falta de tiempo actual: “Medallones de merluza con salsa verde (congelados), almejas (congeladas) y berberechos (como no tengo naturales, de lata).
 
  













Ingredientes para dos personas:
  •                   Cuatro o seis medallones (según coman los comensales)
  •          1 4 almejas congeladas.
  •     1 lata de berberechos.
  •     3 cucharadas de aceite de oliva.
  •                   3 dientes de ajos.
  •          1 vaso de vino blanco
  •           Harina integral
  •            Sal cero-cero 
  •            Perejil (si no se tiene fresco, vale el seco).
Se sacan los congelados y se colocan en un recipiente para que se descongelen al natural, si no hay tiempo en el microondas.
En una sartén o cacerola se echan tres cucharadas de aceite y se pone al fuego, se cortan los dientes de ajo en láminas y se echan al aceite hasta que estén dorados-









Se salan los medallones y se pasan por harina:









 Se echan en la sartén y se sellan por ambos lados (es decir se fríen un poquito por cada lado para que al cocer mantengan su jugo):       
 

Se le echa el vaso de vino y si se ve que es poco, un chorreón de agua.  
Se tiene hirviendo 2 minutos por ese lado.


  






Y otros 2 minutos por el otro lado: 
  
 Se le añade las almejas:









Y también los berberechos:









Abundante perejil picado:


  






Se tapa y se deja hervir para que reduzca la salsa, luego se apaga y se deja para que se mantenga caliente:









Mientras preparo la mesa para cuando venga mi mujer del trabajo:









La llegada de mi mujer Paqui:

Poco después nos ponemos a comer:


Después de la comida una siesta en el sillón, en el otro sillón mi gata que se llama Zorrilla, mi mujer en el sofá, los niños están en Graná: ¡Buen Provecho!



domingo, 26 de septiembre de 2010

Aquel año de COU

De vez en cuando, me gusta releer libros antiguos, hace unos días, al abrir un libro: Teatro Selecto de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero encontré un folio amarillento y muy doblado, al abrirlo comprobé que estaba roto y le faltaba algún trozo, lo recompuse y decía así:

“En el año de C.O.U. el regreso del mundo del trabajo al instituto venia cargado de un aire nuevo: el abandono de la soledad, la libertad, el reencuentro con los amigos y con el amor resbaloso del año pasado.
Llegué a Guadix a mediados de Octubre, era el año de 1.976 de nuestra era y mi timidez llevaba una sonrisa en el corazón. Ya hacía frío, llovía muy lentamente, lo primero que hice fue buscar mi lugar de residencia, lo encontré muy cerca del Arco de San Torcuato, frente a la cristalería Izquierdo, luego subí andando “al Instituto de arriba” llamado Pedro Antonio de Alarcón, saludé a los viejos amigos y colegas y conocí a los nuevos de ese año. Fue un encuentro deseado y lleno de emociones pero mi impaciencia estaba en “el Instituto de abajo” bajé y me di una vuelta pero no encontré a la que quería ver. El verano había llenado de ilusiones mi fracasado amor. Pero ella no estaba y por más que busqué no la encontré. Y volví al silencio.
El sabor a soledad volvía a mis labios impregnados de trasparentes gotas de agua que me besaban suavemente:
Pensaba verte de rosa
al lado de mi alma
quería llamarte preciosa
y contemplarte en calma.

Te he visto de infinito
como el aire que pasa
a mi lado, en mi casa,
como un cielo bonito.

Quisiera llamarte Preciosa
vestirte con traje de rosa
y de mi mano olorosa
verte sonreír caprichosa.

Impuesta en mi mente la nada
como el hambre celeste cantada
que tras el silencio halla su morada
en las ramas de un árbol enredada.

Así comencé el curso en aquel año de C.O.U.

Cuando era pequeño
veía el cielo
azul.
Y caminando surgieron,
en el cielo
otros colores que dieron
poemas,
versos
y letras
con “te quieros”.
Ahora que soy pequeño
veo el cielo
azul.

Era corta mi poesía – me dijiste--   abstracta como la soledad, breve como la vida, oscura como un callar. Hablaba de cumbres y de sueños, de sonrisas y soledad (creo ahora recordar). Aparecían ruidos en mi mente, que no sabía controlar, eran imágenes del pensamiento que yo quería ocultar. Tus ojos me dicen deseos, y tú no paras de hablar, escondes tus sueños en una tímida soledad.
Quisiera escribirte cosas bonitas, alegres e interesantes, --¡lo siento!—pero en este instante, mi pensamiento no me da más, sigo pensando en tus ojos, que no ocultan la verdad,  pequeños como la primavera, bonitos como la mar.
Veo tu sonrisa mirar, en lo alto de la mañana, con el agua de lluvia hablar, mientras besas aquellas flores blancas, que contigo quieren jugar, para acariciar tu piel.
El sueño, que nacido quisiera, llegar y vivir en ti,  se encuentra con el silencio que besa la soledad, oculta en un continuo caminar. Si yo te hablara, nada se haría real, creo que bien sabes, mi sueño es tu felicidad.  En un momento feliz, todo se viste de alegría, pero cuando existe la tristeza, las palabras son monotonía. Escribo esto a la una del mediodía de aquel año de C.O.U.”











sábado, 25 de septiembre de 2010

Un poema de Neruda

Poema numero 20 de veinte poemas y una canción desesperda de Pablo Neruda

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Un poco de explicación

Huélago nevado (28 de febrero de 2005)
Aunque me he resistío un poco al final me envuelvo con internet y la informática para expresar mis sentimientos, deseos, sueños,…en definitiva mis palabras para que alguien las lea. Aclararé que al escribir mezclo el andaluz con el castellano, y así quiero dejarlo…por si alguien ve que faltan letras, mi castellano no es muy bueno pero mi andalú sí.
Un día encontré en casa unas libretas viejas de la escuela, al mirarlas correspondían al año 1965, tenía yo entonces ocho años. En ellas encontré poesías como esta:

  A la par que el silencio 
    a mi casa quiero llegar 
                                                                 ¡A jugar! ¡A jugar!
O como esta otra:
¡Es el tiempo! ¡Es el tiempo!
Que pesado trabajar
con sudor helado blanco
y todo que pasa rápido.
¡Es el tiempo! !Es el tiempo!

Por desgracia, al arreglar la casa mis padres, las libretas se perdieron y solo recuerdo algunas que quedaron en mi memoria. –Una pena- la poesía siempre estuvo presente en mi vida, también escribí cuentos y pequeñas obras de teatro que guardaba en un armario de mi madre e igualmente un día se perdieron; solo conservo algunas de  las poesías que hice a partir de C.O.U. –Otra pena-
Una característica era que nunca corregía, eso permitía que algunas fueran coherentes, otras no y también que algunas ermitas las escribiera con h, claro que podía decir que era el campanario. Aparte de las poesías, que nunca he dejao de producir, en 1981 escribí dos obras de teatro un poco serias: una sobre la muerte de García Lorca (Que quiero publicar este invierno) y otra un drama que encontré dentro de un atlas que le llamaba “Margaritas para marcos” un drama de tipo sicológico na menos. Y que tenía olvidás. Luego me dediqué a trabajar.
En los últimos años, me ha dao por la novela, pero no me sentía seguro de escribir a largo plazo.
Con la enfermedad me llegó el tener tiempo para mis cosas y comencé a preparar mi primera novela, ya la tenía estructurada y esperaba que me dieran la jubilación para dedicarme a ella. En esos momento apareció la novela de mi paisano PepeVilchezEl cielo llueve”, la novela es una maravilla de lenguaje, con unas descripciones que te parece ver lo que está contando,  y con un buen argumento que se desarrolla en Huélago igual que la que yo estaba formando. Eso me dejó pillao (como dicen ahora) así que le cambie el argumento y transformé una simple novela de amor en una novela histórica donde cabe el amor, la guerra civil, mi pueblo Huélago, los guerrilleros, los represores etc. La novela se llama “Una guerra sencilla” y es un homenaje a Huélago y a todos los que vivieron el amor y la vida en esos tiempos difíciles, a todos los huélagueños y por supuesto a todos los lectores. Es la primera vez que escribo para los demás. En las próximas semanas la publicaré en el sistema de auto-edición y auto-distribución, con la intención de que llegue a un público amplio en internet y a que cada lector sea a la vez un vendedor en potencia. Soy consciente de que tengo mucho que trabajar para conseguirlo pero pondré todo mi empeño en ello.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...