BIENVENID@S A MI BLOG

Advertencia: algunos relatos pueden tener contenido para adultos.

viernes, 15 de febrero de 2013

HE VISTO: Wilt, el crimen de la muñeca hinchable.






El sábado 19/01/2013 empezó en Roquetas el Festival de Humor con la obra Wilt, el crimen de la muñeca hinchable.  
La historia gira en torno a un profesor de literatura, su esposa desaparecida y una muñeca hinchable enterrada bajo una masa de hormigón. Las situaciones surrealistas se suceden en medio de una delirante investigación policial que esconde una ácida crítica a la familia, la educación, la policía, la iglesia y, en general, a todos los elementos de la sociedad.
El público disfrutó  con una comedia autentica, de esas que provocan risas desde el inicio hasta el final. Sin embargo, la obra llegaba a Roquetas con el actor Fernando Guillén Cuervo que acababa de sufrir la pérdida de su padre, el gran actor Fernando Guillén. De hecho, cuando oí la noticia de su muerte en la radio, me temí que cancelaran la obra. Sin embargo, el joven actor demostró su capacidad artística decidiendo unas horas después del entierro de su padre, subirse al escenario y provocar la risa en el público, aunque su corazón estuviera roto por la perdida. El auditorio se sensibilizó de manera evidente por la reciente pérdida del padre del actor y premió con un prolongado aplauso su aparición en escena que impidió a Fernando Guillén Cuervo pronunciar sus primeras palabras en el escenario. El actor correspondió al cariño de los espectadores brevemente y retomó su interpretación con la prestancia del actor profesional que tiene entre sus máximas la conocida frase “el espectáculo debe continuar”. Estuvo sensacional junto a Ana Milán, probablemente una de las mejores actrices actuales en España. Los ingredientes de la comedia Wilt desde su inicio, fueron  la farsa, el humor negro y los equívocos. La obra está basada en una novela de Tom Sharpe editada en 1976.

La dirección corre a cargo de Garbi Losada, y en el reparto el actor e hijo de actores lidió sobre el escenario con dos especialistas en el género curtidos en la comedia como son Ángel de Andrés, que bordó con su peculiar estilo interpretativo el papel del inspector de policía y Ana Milán, que dio vida a una enérgica y autoritaria esposa, insatisfecha en todos los aspectos imaginables con su marido. Completaron el elenco Koldo Losada y Aitzber Garmendia, de notable capacidad cómica. Y una muñeca hinchable que juega un papel estelar en el reparto de esta pieza.
Los actores de la obra brillaron cada uno con su papel. La escenografía era muy sencilla a base de unos retroproyectores que iban ilustrando los entornos y los pensamientos de los personajes.
La obra se ríe de todos y de todo: el matrimonio, la educación, los ricos, los pobres, los estudiantes, los profesores, la policía, las amas de casa, el consumismo, las modas, la comida para perros, el detergente para el inodoro... partiendo de unos personajes comunes, retorciendo la realidad y mostrándonos una sociedad neurótica y perdida. Este ‘’Wilt’ que interpreta Fernando Guillén Cuervo con naturalidad y convicción, se desenvuelve en una puesta en escena muy dinámica, en la que se suceden sin solución de continuidad sus alegatos en la comisaría con las reflexiones sobre su matrimonio y sus cuitas profesionales.

Nos muestra a Henry Wilt, un hombre frustrado con su trabajo de profesor y su matrimonio con Eva. Un día ella conoce a una pareja de franceses que invita al matrimonio a una fiesta en la que tras varios incidentes Henry es encontrado en la compañía de una muñeca hinchable. Cuando borracho y avergonzado llega a casa se encuentra una nota de su esposa que le comunica que se va de viaje con sus nuevos amigos, y un paquete que contiene la muñeca hinchable.
Esta inusual compañera le provocará una serie de situaciones cómicas por las que terminará detenido y acusado del asesinato de su mujer. Su versión de los hechos y las conclusiones que va sacando la policía, desencadenan una descabellada investigación que roza el surrealismo.
El público dedicó una larguísima ovación al final de la representación.  Los actores recibieron un ramo de flores y los aplausos arreciaron cuando Fernando Guillén Cuervo lo dejó al pie del escenario mirando al cielo, los demás actores le siguieron.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...