BIENVENID@S A MI BLOG

Advertencia: algunos relatos pueden tener contenido para adultos.

ANIK

ANIK es una novela de fantasía en la que una joven recibe un medallón mágico que le otorga unos poderes extraordinarios.

LA PIEDRA DE SCONE

ANIK sigue luchando para continuar su vida normal y no perder el amor de su vida en su lucha contra los seres alados.

LA INVASIÓN DE LOS REINOS DEL HIELO

La humanidad está en peligro y Anik, junto a sus hijos Sigurd y Meghan y los amigos de este: dos dioses asgardianos, lucharán para salvar a la Tierra y a sus habitantes.

ANIK

ANIK es una novela de fantasía en la que una joven recibe un medallón mágico que le otorga unos poderes extraordinarios.

LA PIEDRA DE SCONE

ANIK sigue luchando para continuar su vida normal y no perder el amor de su vida en su lucha contra los seres alados.

LA INVASIÓN DE LOS REINOS DEL HIELO

La humanidad está en peligro y Anik, junto a sus hijos Sigurd y Meghan y los amigos de este: dos dioses asgardianos, lucharán para salvar a la Tierra y a sus habitantes.

lunes, 28 de enero de 2013

EL PRIMER BESO




Recuerdo el silencio de tu mirada,
los labios abiertos
esperando los mío.
!Impaciente!
Te adelantaste.

martes, 8 de enero de 2013

PALABRAS






1973.- 16 años.
Palabras
Me gusta la poesía
sin rima ni métrica,
solo palabras.
Quiero decirte algo,
palabras,
palabras que digan
te quieros.
Palabras
solo palabras.
Palabras.
Mis poemas son libres
que riman, que no riman,
sin capricho
han salido del alma.
sin querer
para vivir.
Aunque solo sea en sueños,
unas horas, un día, un año.
Palabras escritas solas,
en la montaña, en un poste
sin más explicación natural.
No quiero que rimen,
poeta de dudas en debate.
Palabras
solo palabras.
Palabras.
*** 
Aquella niña venía conmigo en el transporte escolar, pero no solíamos hablar. El año anterior había estado en mi misma clase y tampoco habíamos hablado mucho, por eso me extrañó que se acercara a mí y me hablara:
¾     ¿Tú escribes poesías?
¾     ¿Quién te ha dicho eso?
¾     Nadie, es que lo estaban hablando y como a mí me resulta muy difícil hacer poesías quería preguntarte cómo lo haces.
¾     Ja, ja, ja, no sé cómo lo hago, con palabras, a veces pienso en lo que quiero contar y las palabras vienen a mí, otras veces tengo que buscarlas hasta que encuentro las apropiadas. Cada vez es diferente.
¾     ¿Y cómo haces las rimas?
¾     Ya te lo he dicho unas veces las riman salen solas y otras tengo que buscarlas. Cuando me apetece escribir es cuando las palabras vienen solas, entonces las poesías suelen ser más bonitas.
¾     Me dejas que lea algunas.
¾     Vale, pero no me gusta que anden por ahí.
Nos encontrábamos en el Caño de San Antón, donde habíamos almorzado un numeroso y heterogéneo grupo, todos veníamos en el transporte escolar y al mediodía nos íbamos allí a comer. Luego nos tumbábamos en la hierba hasta que llegaba la hora de volver al Instituto.  Saqué del macuto mi libreta de poesías y se la dejé. Se apartó y se sentó apoyándose en el tronco de un árbol. Cuando volvíamos a clase me dijo:
¾     Déjame la libreta esta noche, quiero terminar de leerlas.
¾     Vale, pero no se la dejes a nadie.
Al día siguiente, en cuanto me subí al transporte escolar,  me la devolvió con una amplia sonrisa, que me dedicaba por primera vez.
¾     Me han gustado mucho.
Por la noche el poema que escribí se lo dediqué a aquella chica. Al día siguiente, en cuanto la vi, se la entregué, «para ti», la leyó y me sonrió de nuevo.

domingo, 6 de enero de 2013

EL SOLITARIO

Con el nuevo año y el aumento de mi dolor de cadera me siento triste, si a eso le sumo el comienzo de la promoción de mi nueva novela, la incertidumbre si gustará al menos a un puñado de personas, la nueva ignorancia de mis actividades literarias de la gente cercana a mi persona, (ya me ignoraron con la publicación de mi obra de teatro en 2011 y con la publicación de la edición ilustrada de mi primera novela en 2012, por lo tanto ya debería estar acostumbrado, pero no, me sigo sorprendiendo), salvo los amigo de siempre, claro, pero me sobran muchos dedos si los tuviera que nombrar. He recordado un poema donde me sentía así, lo escribí  hacia 1973 cuando tenía 16 años. (En la foto con mi hermana, en aquella época). Entonces firmaba con el seudónimo de Anmor y este poema pertenecía a un libro titulado: " Tercera infancia" quemado en en un momento de extrema gilipollez en Guadix durante el curso de COU en  1977 y de que solo queda algún poema suelto que tenía en otras libretas.



El solitario

El solitario
camina
en soledad
cristalina.
Ven muerte,
la vida.
Ven amor
eres mía.

Acodado al balcón
vacío de paisaje
absorbiendo la monotonía
de algo que vale.

Las manos en los bolsillos
y la mirada al andar,
en lo más profundo,
parece que va a mirar
y solo camina.

Camina a través de sueños
lleva el alma en las nubes
y en sueños sus pensamientos.

 Lleva la mirada baja
y nunca dice adiós.
Las penas van en el alma
dicen que no es vividor.

La buena gente del pueblo
se ríe al verlo pasar
no le importa vive en sueños
que a nadie tiene que contar.

Nadie le ofrece amistad
camina sobre la acera
y nunca vuelve la cabeza.

Soñando el solitario
encontró a quién buscar
voló a través del viento
ya sabe a quién amar.
Soñando encontró
una niña preciosa
una flor, una rosa
un capullo en flor.

Soñando el solitario
 encontró el otoño
el capullo no existió, 
el sueño fue roto.

Soñando el solitario
un día halló
un sueño realidad
y a la realidad volvió.

Caminando
 a tu lado
 no veo
solo amo.
Caminado
soy feliz
el sol dorado
un sueño.

Camina a través de sueños
lleva el alma en las nubes
y en sueños sus pensamientos.

(Anmor-1973)





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...