BIENVENID@S A MI BLOG

Advertencia: algunos relatos pueden tener contenido para adultos.

ANIK

ANIK es una novela de fantasía en la que una joven recibe un medallón mágico que le otorga unos poderes extraordinarios.

LA PIEDRA DE SCONE

ANIK sigue luchando para continuar su vida normal y no perder el amor de su vida en su lucha contra los seres alados.

LA INVASIÓN DE LOS REINOS DEL HIELO

La humanidad está en peligro y Anik, junto a sus hijos Sigurd y Meghan y los amigos de este: dos dioses asgardianos, lucharán para salvar a la Tierra y a sus habitantes.

ANIK

ANIK es una novela de fantasía en la que una joven recibe un medallón mágico que le otorga unos poderes extraordinarios.

LA PIEDRA DE SCONE

ANIK sigue luchando para continuar su vida normal y no perder el amor de su vida en su lucha contra los seres alados.

LA INVASIÓN DE LOS REINOS DEL HIELO

La humanidad está en peligro y Anik, junto a sus hijos Sigurd y Meghan y los amigos de este: dos dioses asgardianos, lucharán para salvar a la Tierra y a sus habitantes.

viernes, 15 de junio de 2012

Aquel año de COU


En el instituto, entre clase y clase o en clases aburridas (que también las había), me gustaba hacer poesías con mis compañeras. No recuerdo a ningún compañero que se prestara a esas tonterías. Ellas sí. El juego consistía en que yo les daba la libreta y ellas me ponían una estrofa. Aunque no fueran poetas, me escribían la estrofa de alguna canción de esas que cantan todavía las adolescentes:
“Si mi boca fuera pluma
y mi corazón tintero
con las venas de mi sangre
escribiría : Te quiero”
Yo continuaba varias estrofas más de mi invención hasta construir una poesía. A veces en serio, a veces con tonterías. Al final firmábamos los dos. La mayoría de estos poemas eran un juego y como tal desaparecieron con el tiempo. Pero algunas quedaron escritas. Entre aquellas chicas recuerdo que jugaban a este juego Pepi, Carmen Rosillo, una chica llamada Rosi Villegas, Antonia Tenorio y otras que ahora no recuerdo su nombre pero si su sonrisa y sus gestos.
Hoy he encontrado entres mis papeles del recuerdo una de esas poesías. Junto a mi garabato está la firma de Rueda. Recuerdo a Pepi Rueda como una chica muy sonriente y risueña, muy buena y también muy guapa. Le gustaba escuchar y podías contarle todo lo que te pasaba con confianza de que no se lo repetiría a nadie. Era de Purullena y había estudiado en el colegio de la Presentación, vino al instituto para hacer COU. Era el curso 1976-77 y estábamos en la clase de COU “C”.  Nos sentábamos juntos y nos hicimos buenos amigos, confidentes de nuestros desamores y amores.
Al año siguiente nos fuimos a Granada a la Universidad, ella creo que a Filología y nosotros a Magisterio. Un día, Paqui y yo, cuando huíamos de “los grises” (policía antidisturbios del franquismo y posfranquismo) nos refugiamos en su casa, en la calle Pedro A. de Alarcón de Granada. La recuerdo muy feliz de vernos enamorados. Años después la volví a ver en Guadix. No la he vuelto a ver desde entonces. Sé que se casó con un compañero del COU “B” llamado Jesús Merino y que vive en Guadix.
Si tuviera que darle las gracias, sería mucho lo que debería agradecerle por aquellos momentos en que me ayudó como una buena amiga. A ella y a todos los amigos de aquellos momentos quiero dedicarles esta entrada, mi agradecimiento a todos ellos.
Este poema está escrito en un folio, ya amarillo y roto, al reverso de unos apuntes de historia, seguramente por eso ha sobrevivido. La estrofa en rojo es la que escribió Pepi:
“Nunca creí que el amor
pudiera ser tan ardiente,
es como un ruiseñor
que no mira a la gente”
y sin embargo
veo en su color a mi enamorado.

A veces una boca
despide la palabra
y en el aire sola
no encuentra su casa.

A veces el corazón
(siempre en el amor)
expresa lo que siente
y trata de ofrecer la simiente.

Busca un color
y encuentra dolor
que le sumerge
en la fuente
y se esconde
en el bosque
del sueño
de los pensamientos.

Probablemente la escribiríamos en clase de historia mientras el profesor (Don Alfredo, me parece recordar) nos explicaba el tema correspondiente, o tal vez después, o quizás antes. Imposible recordar el momento pero sí su sonrisa al leer las tonterías que yo escribía.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...